Análisis de una historia donde la verdad tiene muchos laberintos y silencios cómplices que derivaron en un escándalo

¿QUÈ PASÒ CON YÈSSICA QUISPE?

Por Judith Chuquipul Torrejón

La corta y exitosa carrera de Yèssica Quispe considerada la revelación sudamericana y mejor atleta peruana 2004 es harto conocida y ponderada. Sin embargo, en este año 2005, cuando se esperaba que los éxitos continuarían para la atleta, luego de los títulos sudamericanos individual y equipos conseguidos en el Sudamericano de cross country, celebrado en Montevideo, Uruguay, los días 19 y 20 de febrero, a la vuelta, todo cambio.

Resulta que cuando la delegación peruana llegó a Lima desde Uruguay, el 23 de febrero a las 23 horas, se alojo en la concentración de la Videna del Estadio atlético de San Luis, con la finalidad que al día siguiente (24 de febrero) los atletas pasen un examen médico completo en la Clínica Ricardo Palma y luego asistieran a la conferencia homenaje que ofrecía el IPD, la FPA y la Corporación Backus y Jhonston. Pero, a eso de las 7.30 a.m., se produjo una decisión inesperada, de parte de la campeona Yèssica Quispe quien abandonó la concentración con todas sus pertenencias, expresando al vigilante de la Videna que urgente debía viajar a Arequipa porque su entrenador la había llamado y por eso retiraba.

Esta actitud sorprendió a propios y extraños, y horas después, la dirigencia de la FPA, presidida por Enrique Cusicanqui, comenzó a indagar llamando a su entrenador a Arequipa, sobre lo sucedido porque la atleta siendo menor de edad, estaba bajo la tutela de la FPA y ellos no sabían dónde estaba. Posteriormente, alrededor de las 12.30 A.M., la atleta llamó a la Federación para decir que se encontraba en un familiar en San Juan de Lurigancho y cuando se le inquirió dónde estaba dijo que no sabía la dirección.

El incierto paradero de la atleta, creó un desconcierto total, en la familia atlética, porque iba ser la gran ausente de la conferencia, sin desmerecer a sus compañeros, lo que motivo que se especularan diversas versiones sobre la ausencia de Yèssica como que su ausencia en la conferencia era en protesta porque su entrenador no había asistido al sudamericano junto a ella, otra versión decía que no quizo pasar el examen médico por eso había salido de la concentración, y también se hablaba de una súbita enfermedad de su padre y que había viajado en avión hacia Arequipa, etc.

Se dio la conferencia sin la presencia de Yéssica Quispe, y recibieron sus trofeos y diplomas los demás integrantes de la delegación peruana, pero los comentarios no cesaban sobre la ausencia de la campeona sudamericana porque hasta ese momento la FPA no tenía una versión clara de los hechos. Así que consultado el Presidente de la FPA Enrique Cusicanqui dijo que se iba a investigar lo que había pasado y que si hubiere un acto de indisciplina podría haber sanción, pero que hasta ese momento oficialmente para la Federación sólo se había producido una ausencia, al parecer porque la atleta había tenido una emergencia familiar.

Todo hubiera quedado en la especulación, al desconocerse el paradero de la atleta, si es que Yèssica Quispe no se hubiese encontrado con la autora de esta nota, el mismo día que ocurrieron los hechos, a eso de las 3.00 p.m., por los alrededores del Estadio Nacional (Petit Thouars), de la que es testigo la colega Nancy Díaz, del programa radial "Emoción deportiva" que se transmite por Ovación, lo que en particular causo sorpresa porque se suponía que la atleta estaba cuidando a su padre enfermo (por la versión de la FPA), sin embargo la atleta estaba allí, caminando sola, tres horas después de la conferencia, por lo que al preguntarle dónde había estado, por qué no había venido a la conferencia de prensa donde los periodistas la esperaban, un tanto nerviosa, ella dijo que su padre había venido, que estaba en San Juan de Lurigancho y que viajaría esa noche pero que aun no había comprado su pasaje y que la Federación ya sabía el por qué no había ido a la conferencia en vista que ella los llamó. Además al preguntarle que hacía por el Estadio Nacional, dijo que había estado en el Internet. Como la FPA había informado que no tenía como comunicarse con Yéssica, le pregunte si tenía su celular y ella dijo que sí y anotamos el número(054 - 930...). Luego le dije que el Presidente estaba preocupado por ella y que se comunicará con él porque se estaban especulando muchas cosas y que ella como menor de edad estaba bajo la tutela de la FPA, y que si quería la podíamos acompañar a la Oficina de Prensa del IPD, para comunicarse con el Presidente pero Yéssica no quiso, reiterando que la federación ya sabía. Luego nos despedimos de Yèssica diciendole que se portara bien. Ella estaba vestida de civil con Jean y pulóver celeste y una mochila de calle, y no la vimos más.

Si la atleta dijo que no asistía a la conferencia de prensa (1 p.m.) y no paso el examen médico programado por la FPA porque su padre estaba enfermo, la pregunta que flotaba en el ambiente era: ¿Qué hacía Yéssica por los alrededores del Estadio Nacional a las 3.00 p.m., y en el Internet, si supuestamente su padre estaba enfermo?. Es lógico, después de presentada esta situación dudar si la atleta decía la verdad, porque la conferencia termino cerca de las 2.30 de la tarde, entonces si Quispe estaba cerca por qué no asistió al homenaje.

Hay un dicho que dice que para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado, y en toda esta historia alguién mintió. Por eso era necesaria una investigación de lo sucedido porque Yéssica Quispe no es cualquier hija de vecino, ella fue elegida la mejor atleta peruana (14 récords nacionales y 4 sudamericanos / 1500 y 300 M planos) y revelación sudamericana del momento, la número 2 del mundo en el ranking de Menores y 7º en el ámbito mundial juvenil, y aquí no se trata de acusar a alguien por acusar sino de aclarar las cosas porque una atleta por más estrella que sea no puede tener carta abierta para cometer actos de indisciplina basado en sus buenos resultados y seguir su camino como si nada hubiera pasado.

La FPA tenía hasta el 1 de marzo para confirmar al equipo juvenil con sus integrantes al mundial de Francia (19 y 20 de marzo), en la que Yèssica era una de las que clasifico en individuales y equipos, sin embargo en el transcurso de los días a esa fecha, la atleta dio una serie de declaraciones a la prensa que determino que ella misma sin haber un pronunciamiento oficial de la Federación, decidiera en un primer momento: renunciar ir a Francia, abandonar el CARP y regresar a su tierra, en Chincheros, Cusco. Luego renunciar al CARP, a petición de su Sr. Padre Julián Quispe y finalmente decidir abandonar el atletismo renunciando a participar en toda actividad federativa, manteniendo la versión que se siente ofendida con la Federación Peruana de Atletismo por haber dudado de su femeneidad.

¿INDISCIPLINA O MANIPULACIÒN?

Todos los comentarios apuntaban y ahora con mayor fuerza - después de conocerse mayores indicios tras el reportaje de la Revista "Caretas", en la que Nancy Quispe, hermana de Yéssica habla de una tragedia familiar que sufre ella y la deportista, "por una deficiencia física y que no se puede ir en contra de la naturaleza que la creo así" - que la atleta habría sido manipulada por terceros para ocultar una triste verdad, sin embargo a pesar de esta revelación, hay un silencio cómplice, se trata de defender lo indefendible, y avalar actos de indisciplina, y habría que preguntarse ¿por qué?

El responsable de la formación deportiva de la atleta y su tutor ha sido el profesor Julio Pérez quien dijo a la FPA cuando se comunicaron  vía telefónica que estaba sorprendido por la actitud de su atleta. Sin embargo, como la atleta dio diversas declaraciones a la prensa escrita y radial previo al sudamericano de cross country en Uruguay en la que hubo puesto un ultimatum que si no viajaba con su entrenador no competiría a nivel internacional, hicieron que el hermetismo del entrenador con su clásica frase de "yo no sé nada", diera mucho que pensar.

Al ser consultado en principio, sobre el tema, cuando este caso recién empezaba (vía e-mail), Rúben Condori (entrenador de Jhon Cusi) quien labora en el CARP, descarto todo acto de manipulación de parte de Julio Pérez indicando que él sería incapaz de algo semejante y que no es política del Carp avalar este tipo de comportamientos de los atletas, y refirió que los encargados de la delegación deberían tener más cuidado con los atletas sobre todo si son menores de edad y si se encuentran en una ciudad tan grande como Lima.

Es cierto que la Federación en Lima, tenía la responsabilidad de la atleta, pero también es cierto que la atleta tenía que hacer caso a la autoridad, sin embargo esta situación no se dio.

Hay que recordar que la atleta al ocurrir los hechos, tenía 17 años, no era una infante, a la que hay que tenerla agarrada de la mano, y en este caso si bien comunicó al entrenador responsable de la delegación, Mauricio Rivera, cuando los relojes marcaban las 7.20 a.m., el hecho de que se iba al terminal, con la siguiente frase: Profe, ya me voy, pero también es cierto que no hubo el permiso para abandonar la concentración. Rivera le dijo: Si te vas tienes que tener el permiso del Presidente de la Federación Enrique Cusicanqui. Pero la atleta en vez de hacer caso, simplemente se fue de la concentración sin hacer lo que Rivera le había dicho.

Para salir, de la Videna, a eso de las 7.30 a.m., Yéssica le dijo al vigilante Jorge Huamani,  que se iba al terminal porque urgente tenía que viajar a Arequipa porque su entrenador la había llamado y aunque éste no le quiso dejar salir, según refiere Huamani, la atleta insistió de manera imperativa que no le dio otra opción, así que una vez afuera, tomó un taxi, que por lo que observo Huamani, supone que la atleta se iba a un lugar cercano, porque el taxista hizo el ademán con la mano alzando los tres dedos.

Luego, alrededor de las 12.30 a.m., la secretaria de la Federación recibiría la llamada de Yéssica Quispe, en la que refiere que su retiro de la concentración era porque su padre estaba enfermo.

Si a esto unimos lo que nos dijo la atleta cuando la encontramos por los alrededores del Estadio Nacional, andando sola y sin el uniforme oficial que, su padre había venido, y que había estado en el Internet, es lógico pensar que aquí algo no anda bien.

¿POR QUÈ SURGEN LAS AMENAZAS?

En esta historia hay muchos cabos sueltos, y varias interrogantes por resolver, en la que la atleta cuando le convino acudió a la prensa y cuando los medios empezaron a investigar lo que pasaba asumió una actitud huidiza, al igual que su entrenador el cubano Julio Pérez quien asumió una actitud a la defensiva y de amenaza cuando fuimos a recabar su testimonio, en la investigación que elaboramos para la "Revista Atletismo Peruano", al grabarle su testimonio.

Por esta actitud, nuestras dudas aun se acrecientan, en vista que cuando una persona amenaza de muerte a alguien para no publicarle sus declaraciones es porque tiene miedo de algo, sino por qué tendría la osadía de hacerlo. Es la primera vez que nos sucede esto y nos preocupa que un entrenador que se supone es un educador asuma este tipo de actitudes y dirija el Centro de Alto Rendimiento del Perú, ante la mirada condecendiente de las autoridades del IPD, ante un hecho sospechoso en la que la mejor atleta peruana que ellos albergaron en el Centro que financian era la protagonista, y lo lamentable es que sólo se hayan convertido en simples espectadores de un acto de indisciplina, en la que la atleta era una aparente "víctima" y la federación "la villana" de una historia llena de laberintos que aun no son aclarados.

EL EXAMEN MÈDICO

El examen Médico es el tema más sensible de esta historia, porque la Federación exige que la atleta debe de pasarlo y la atleta no quiere pasarlo y nadie se explica por qué, a tal punto que decidió renunciar a todo (selección, beca olímpica completa, premios) porque dijo que se sentía ofendida.

De otro lado, se descubrió que la atleta nunca pasó el examen médico rutinario en el Centro Médico del IPD, tal como indica el Dr. Jorge Tello a "Atletismo Peruano", requisito indispensable para emitir una resolución de viaje.

Aquí no se salva de la responsabilidad el IPD, porque si la atleta no pasó el examen médico por qué la incluyo en una resolución de viaje sin hacer cumplir este requisito. LA FPA se defiende diciendo que para sus anteriores participaciones no lo hizo, en vista que en algunos eventos no son obligatorios y en algunos viajes ella venía con un certificado del CAR, pero como ahora la exigencia era mayor estaba obligada hacerlo. Si esto sucedió, el IPD  también tiene culpa y habría que investigarse quienes son los responsables, porque no puede haber privilegios para nadie. Ojalá esto sirva de lección para ser más exigentes de ahora en adelante con las salidas de las próximas selecciones nacionales y que se respeten los reglamentos que se han elaborado para cumplirse.

Es evidente que la atleta no quiso pasar el examen médico ni el rutinario ni el de cromosomas que como consecuencia a su negativa del primero surgió el segundo, sin embargo, Yéssica de volver en el Perú a la practica de esta disciplina, si es que decide nuevamente volver al atletismo, ahora que ya cumplió la mayoría de edad (21 de junio) va tener que pasarlo de todas maneras así no quiera, sobre todo ahora que existen nuevos indicios que habría dolo en esta historia, con la variación que ahora el examen de la IAAF es visual y de doping  porque el de cromosomas ya paso a la historia.

La negativa de Yéssica a pasar el examen médico permitió que se especulen muchas cosas, y su actitud, lejos de favorecerla la perjudico. Lo más lógico, hubiese sido que pase el examen médico y con las pruebas en la mano, al sentirse ofendida exija las disculpas del caso.

Yèssica se alejo del atletismo, sin dar una razón convincente y lo dejo todo por no pasar un examen de cromosomas que es sumamente sencillo, al extraerse la mucosa del paladar, el cual lo pasaron ya anteriormente Deborah de Souza (récord nacional absoluto vigente de Heptathlon) quien hasta fue Reyna de belleza "Miss Perú", la ex saltadora Daisy Zereceda, la martillera Karina Cordova y la polémica mediofondista Faustina Huamani, quienes no se han perjudicado en nada por pasar este examen médico.

FEDERACIÒN DIÒ LLAMADA DE ATENCIÒN, PERO...

Existe un documento de la FPA, con fecha 25 de febrero, un día después de la salida de Yéssica Quispe de la concentración, en la que la entidad deportiva se dirige a su entrenador Julio Pérez, en calidad de entrenador y tutor para comunicarle su extrañeza por la actitud de su atleta y a la vez le expresa severamente la llamada de atención del directorio de la FPA y le exige que a más tardar el día 28 de febrero se presente la atleta a pasar el examen médico porque así lo recomienda la CONSUDATLE, y de no hacerlo le informan que se ha dispuesto "que no pueda participar en ningún evento de carácter nacional regulado por nuestra federación de carácter internacional regido bajo las normas de la IAAF", además de decirle a que presente su descargo "Que justifique esta sorpresiva actitud para evaluarlos y tomarlos en cuenta". Sin embargo, la atleta, no se presento a dar su descargo ni tampoco paso el examen médico.

Este documento es importante y quizá no se le ha dado la debida importancia por estar concentrados en lo que decía Yéssica pero si hacemos memoria, la atleta declara a los medios en fecha posterior a este documento (un día después 26 de febrero) y renuncia en carta a manuscrito con tinta azul (dirigida a su padrino Mario Suito) a la selección que iba al mundial de Francia indicando que se sentía confundida y dolida por la actitud de la federación. Por esta situación, Yèssica Quispe se auto excluye del equipo, y Perú asistió a Francia, sin ella, con el equipo integrado por las juveniles Inés Melchor y Rocío Cantara, y las menores Karina Villazana y Carmen Mamani.

Posteriormente la FPA, asumió una actitud demasiado pasiva, y hasta el momento oficialmente no ha pasado nada, y el comunicado del directorio de la FPA sigue durmiendo el sueño de los justos porque no hay un pronunciamiento a favor o en contra de este caso, sin embargo en las diversas declaraciones que dio su Presidente Enrique Cusicanqui se ha dicho que la Federación hará respetar su principio de autoridad. Lo que equivale a que si Yéssica Quispe vuelve a la competencia antes de cualquier actividad debe de pasar de manera obligatoria el examen médico.

SU RENUNCIA

Yéssica Quispe renunció al Centro de Alto Rendimiento (Arequipa) mediante carta enviada por su Sr. Padre, Don Julián Quispe Inquiltulpa, en la que expresa a Julio Pérez Rizo, Jefe del Comando Técnico del CAR que solicita el retiro definitivo de su menor hija "Yéssica Quispe Auccapuma del Centro de Alto Rendimiento que Ud. Dirige. Ya que hasta la fecha veo maltrato psicológico y que denigran y deshonran la imagen y personalidad de mi hija por parte de la Federación Peruana de Atletismo del Perú, por lo que peticiono e invocó retiro definitivo y deseo apoyo y asesoría para que realice sus estudios superiores para que en el futuro sea un profesional digna y distinguida".

Como colofón de esta historia, Yéssica Quispe presentó su carta de renuncia dirigida al Presidente de la Federación Peruana de Atletismo Dr. Enrique Cusicanqui Cabrejos con fecha 11 de abril de 2005, en la que comunica su retiro y alejamiento de la Federación Peruana de Atletismo, así como de todas las competencias federativas, "ya que soy menor de edad y por orientación de mi señor padre no podré seguir participando en las competencias que su representada organice", expresa en el documento que firma la propia atleta.

YÈSSICA Y LA PRENSA

Los medios de comunicación siempre han tratado muy bien a Yéssica Quispe por su buen comportamiento y palmares durante el año 2004. Cuando se produjo la ausencia de Yéssica en la conferencia - homenaje hubo un desconcierto total, ya que ella era la figura del sudamericano y todos se preguntaron como era lógico por qué no asistió. La inasistencia generó una serie de rumores y la prensa como es lógico hizo eco de lo que estaba pasando y puso mayor interés al ser Yéssica una figura del deporte base, considerada la revelación sudamericana, la mejor atleta peruana 2004 (18 récords) y rankeada mundial 2004 al ubicarse segunda en la categoría menor y séptima a nivel mundial. Por eso, cuando ella da sus primeras declaraciones a la radio y los diarios sobre esta salida inesperada de la concentración y luego su decisión de auto excluirse de la selección genera un divorcio con la Federación Peruana de Atletismo porque ella en vez de dar su descargo a la dirigencia del deporte base,  convierte a la prensa en su mejor aliado pues ésta se convierte en el único contacto con la entidad deportiva, sin preveer que esta retro- alimentación de uno y otro lado, permitiera que la deportista ingresara en un laberinto que después no pudo controlar y decidiera no hablar más, sobre todo cuando los medios comenzaron a tratar el tema de los exámenes de rutina que exigía la federación y el test de femineidad que surgió después por su negativa a pasar los primeros.

La posterior renuncia de la atleta, su negativa a hablar con los medios y el "lavarse las manos" al estilo de Piláto de las personas allegadas a ella, hicieron que la imagen de la deportista, que hasta el sudamericano mostró una conducta intachable, hoy se vea mellada e involucrada en un círculo hasta maquiavélico que lo único que hizo fue alejarla de las pistas y cometer un acto de indisciplina, independiente de las razones que produjeron el hecho, como negarse a representar al Perú en una justa mundial para lo cual ya había clasificado con todos los honores.

En este caso pretender echarle la culpa de lo que pasa a la prensa es inadmisible porque los medios sólo han cumplido con su misión de informar e investigar.

ACTOS DE INDISCIPLINA

En este caso, independiente de cualquier drama personal, si hablamos de indisciplina, hubo cuatro faltas: Salir sin permiso de la concentración, desacato a la autoridad (no presentarse al llamado de la federación para dar sus descargos y pasar el examen médico), auto excluirse de la selección sin una justificación convincente y dar cuatro versiones para justificar su abandono de la concentración. Por eso en nada favorece campañas políticas propiciada por la liga de Arequipa, en la que regalando polos con el estampado "Estamos contigo Yéssica", lo único que hacen es dividir y fomentar más indisciplina porque se supone que los reglamentos se han hecho para cumplirse o sino estaríamos en la practica del vale todo.

LA LEY DEL DEPORTE  SANCIONA ACTOS DE INDISCIPLINA

La actual Ley del Deporte 28036, a través del Consejo Superior de Justicia Deportiva y Honores del Deporte (ex Tribunal del Deporte) sanciona cuando se presenta este tipo de faltas, entre los que contempla en su artículo 34º: Abandono de cargo o de selección, según corresponda, incumplimiento injustificado de obligaciones de función o de deberes deportivos, incumplimiento de las disposiciones de autoridades deportivas, incumplimiento de normas legales, estatutarias y reglamentarias en el orden deportivo, etc. En lo que respecta a las sanciones, el artículo 35º refiere: Faltas leves, a) Amonestación y b) Multa  de hasta dos (02) UIT. Faltas graves: a) Multas mayores de dos (02) UIT hasta veinte (20) UIT y b) Suspensión de la función deportiva o directiva por un periodo no menor de tres (03) meses ni mayor de un (01) año. Faltas muy graves: a) Destitución e Inhabilitación de la función deportiva o directiva por periodo no menor de un (01) año ni mayor de cinco (05) años, b) Inhabilitación perpetua como deportista o dirigente deportivo y la cancelación de la condecoración deportiva, en su caso. Para la aplicación de las sanciones señaladas, el Consejo Superior de Justicia tiene en consideración los siguientes criterios: Naturaleza y consecuencia de la infracción, daño causado, Reincidencia, circunstancia en que se comete la infracción y otros que establezca el Consejo.

Ahora de la competencia en materia sancionadora, según el artículo 33º se aplica de la siguiente manera: a) Las faltas y transgresiones en materia deportiva cometidas por sus afiliados, son sancionadas por las Federaciones Deportivas Nacionales, conforme al artículo 54º de la Ley (Cada Federación deberá tener una comisión de Justicia); b) Las faltas que configuren responsabilidad administrativa funcional son sancionadas de conformidad con el procedimiento administrativo disciplinario establecido por ley. C) Las faltas y transgresiones a la Ley, al presente Reglamento y a la normativa deportiva, cometidas por dirigentes deportivos, oficiales y técnicos de federaciones o de delegaciones deportivas nacionales, así como de deportistas seleccionados como representantes del Perú, y por los demás agentes deportivos no contemplados en el inciso A) del presente artículo, serán sancionados por el Consejo Superior de Justicia Deportiva y Honores del Deporte.

¿QUÈ PASA CON EL CARP?

Quisiéramos puntualizar, que en los últimos tres años, dos atletas del CAR, se retiran de la competencia en medio de escándalos. Anteriormente fue Lisbeth Zuñiga quien en 1992 luego de su participación el Mundial juvenil de Barbados donde abandono en la prueba de Marcha, al retornar un mes después del hecho, denuncio que la culpa de su mala actuación lo tenía el entonces vicepresidente de la FPA Enrique Cusicanqui, aduciendo que no la había asistido y que la había abandonado a su suerte en el aeropuerto, y que su mala actuación también se debía a la ausencia de su entrenador (Alfredo Quispe), versión que fue reforzada por el cubano Oduardo Rodríguez quien dirigía por ese año el Centro de Alto Rendimiento.

El dirigente acusó a la atleta de mentirosa y que sólo quería echarle la culpa para justificar una deficiente actuación (ver Reportajes). Al final, la FPA que presidia Gustavo Cárdenas respaldo a Cusicanqui e insto a la atleta a que se retracte, pero sin éxito. Luego de este incidente Zuñiga desaparecio y hoy se conoce que la atleta esta estudiando en Bolivia.

Tres años después, pero en otras circunstancias, se repite la misma historia, y con  situaciones parecidas como el reclamo por el entrenador y esta vez con el mismo dirigente que hoy es Presidente de la Federación y en la dirección del CAR, otra vez un entrenador de origen cubano, nacionalizado peruano como Julio Pérez.

Algo esta pasando acá porque no puede ser casualidad que dos atletas se retiren en tan poco tiempo en medio de un escándalo y lo peor de todo que no se descubra que ocurre detrás de estos Psico sociales.

Asimismo, están las denuncias de la Sra. Romilda Talavera, la Asistenta Social del CAR contra el responsable administrativo y deportivo del centro Julio Pérez y la Dra. Agueda Muñoz. Ella habló de presiones psicológicas a los deportistas, de ser sometida a insultos, de haber sido denunciada con cartas falsas ante el IPD, de no darse charlas médicas a los deportistas a pesar de haberse presentado en Arequipa cuatro casos de Sida, de realizarse contratos personales al interior del centro como si no dependieran de una entidad del Estado como el IPD, etc. Todas estas denuncias según informó Talavera ya obran en la Dirección Nacional de Capacitación y Técnica Deportiva del IPD, a cargo del Sr. Alfredo Deza Fuller y de la cual depende el CAR.

En fin, la historia de Yéssica Quispe fue tan fugaz como apareció y solo ella podría cambiarla si es que quisiera, mientras tanto su silencio la perjudica y la empuja a un marasmo que nadie imagino, gracias al cual ella aparece como la única responsable, aunque los indicios demuestran todo lo contrario. Sin embargo gracias a este caso se han descubierto muchas caretas y ahora nos permite tener un mejor panorama sobre la real valía de los dirigentes y entrenadores que están en el deporte peruano.

Zhejumigudeportes - Edición VIII - Julio 2005 - Año II