EL CASO DE LA ATLETA YÈSSICA QUISPE

 

Por Jorge Vásquez Haya

Periodista e historiador deportivo

Seguimos la actividad del deporte nacional desde los años treinta, y en todo ese tiempo nunca vimos que un o una deportista hiciese un desaire a los dirigentes que rigen el deporte en el país, que la iban a homenajear por haber sido la atleta del año 2004, y su reciente triunfo en el Sudamericano de Cross Country en Uruguay. Que se agrava más si consideramos su condición de juvenil, y con justificaciones que no resisten el menor análisis. Por todo ello, la Federación debió haberla castigado sin esperar tres meses, pues la disciplina es la base de todo, sin consideraciones de sus grandes proyecciones para el atletismo nacional.

Hasta ahora no nos explicamos su actitud; abandona en forma intempestiva la Videna, no cumple con el examen médico exigido, no se apersona a la Federación para su descargo y se autoexcluye de la delegación al Mundial de París, hay que tener en cuenta que siendo menor de edad está bajo la responsabilidad de la Federación, pues esta es la responsable de cualquier cosa que le hubiese pasado por no conocer bien la ciudad.

Sin embargo un miembro de la directiva se apersonó a Arequipa, al Centro de Alto Rendimiento para conversar con ella, en lugar de ser al revés, y sin que se conozca en forma oficial que dijo. Recién a los tres meses la entidad hizo lo que debiera.

Para quien esto escribe, todo está en su negativa a hacerse el examen de cromosomas o femeneidad, cosa corriente en todas las deportistas que compiten internacionalmente. Lo que por supuesto da lugar a toda clase de suposiciones en desmedro de ella misma.

Nos llama mucho la atención que su entrenador y tutor, el cubano Julio Pérez que dirige el Centro de Alto Rendimiento del Perú en Arequipa no haya dicho esta boca es mía, y mas bien cuando ha querido ser entrevistado por la revista "Atletismo Peruano" no quiso hablar llegando al extremo de asumir una aptitud a la defensiva y ¡amenazante!, lo que hizo recordar la del brasileño Autuori, entrenador de fútbol de no hablar durante varios meses, mas si consideramos que la entidad que dirige le corresponde al IPD cuyos miembros fueron los desairados. Èl es un empleado del Instituto Peruano del Deporte, y los miembros de la Federación de Atletismo de la que dependía su pupila se merecen respeto y por lo menos una aclaración como tutor sobre todo.

Para finalizar, contaremos un hecho que ocurrió en el atletismo mundial años atrás. La polaca Stella Walaziewicz, una de las mejores sprinter de la época se clasificó campeona olímpica en Los Àngeles en 1932 en cien metros, y cuatro años después sub campeona en Berlin, así como campeona de Europa en 1938. Retirada y nacionalizada americana y residente en ese país, treinta años después concurre a un Supermercado donde en un asalto se produce una balacera, cayéndole a Stella un tiro mortal. Llevada a la Morgue los médicos descubrieron con gran sorpresa que en lugar de mujer poseía un miembro viril. Enterada de ello, la canadiense Hilda Strike reclamó su medalla de oro. ¡Nos olvidábamos, Stella no era agraciada!.

Zhejumigudeportes - Edición VIII - Año II - Julio 2005